Vender opciones: ¿Truco o trato?

¿Has escuchado o leído alguna vez que la mayoría de las opciones expiran sin valor? Se calcula que entre el 75 y el 80 por ciento de todas las opciones mantenidas hasta la fecha de vencimiento expiran sin valor[1]. Es más, se calcula que solo el 10 por ciento o menos de las opciones se ejercitan. Siendo esto así, ¿por qué el inversor/a particular no aprovecha esto? ¿por qué no hay más operadores/as que usan la venta de opciones como motor principal de sus sistemas?

Las respuestas son, en mi opinión, el miedo y la codicia o lo que yo denomino truco:

  • Miedo a lo desconocido; se teme lo que se desconoce porque pocos profesionales del sector son capaces de darle un correcto enfoque a la venta de opciones. La respuesta que nos encontraremos de diferentes profesionales será “riesgo ilimitado”, suficiente para infligir miedo en la mayoría de los/as inversores/as.
  • Codicia: es verdad que son estrategias lentas y aburridas. Además, conlleva un potencial de beneficio limitado y esto va en contra del principal mantra que se nos ha enseñado en el mundo de las finanzas desde el inicio limitar las pérdidas y dejar correr el beneficio (hasta el infinito y más allá).

Dicho esto, déjame hablarte de uno de los principales beneficios (entre otros a comentar en futuros posts) de la operativa con venta de opciones; las probabilidades están a nuestro favor.

La revista Futures publicó un estudio en 2003[2] sobre los porcentajes de opciones que expiran sin valor sobre el SP500, Nasdaq 100, EUR-USD, el yen japonés y el vacuno en pie y se hizo sobre un periodo desde 1997 hasta 1999. Sé lo que estás pensando; “hace mucho tiempo de esto” pero las conclusiones principales siguen vigentes tal como aun aplican la teoría del Dow y el análisis Wyckoff después de décadas.

Entre las conclusiones de este estudio, déjame resaltar la principal; tres de cada cuatro opciones, mantenidas hasta vencimiento expiran sin valor (exactamente el 76,5 por ciento). Esto se debe a que las opciones son un activo que se deteriora y es necesario un mayor movimiento en el subyacente para que la opción valga más para el/la comprador/a. Éste/a sabe o ha de saber que (1) cuanto más tiempo mantengan sus opciones, mayor es la probabilidad de que su valor descienda a cero y (2) cuanto más próxima está la fecha de vencimiento de la opción, más difícil es que aumente su valor.  En mi experiencia personal, calculo que la cifra de opciones que vencen sin valor en un índice como es el Nasdaq 100 está próxima al 80 por ciento. Aunque sin tener una cifra exacta que se pueda rebatir, esto significa que al menos tres de cada cuatro e incluso cuatro de cada cinco opciones valen cero en su vencimiento

Como conclusión, he de decir y recalcar que vender opciones no es la única forma de ganar dinero en los mercados ni que sea apropiado para todos los/las inversores/as. Tampoco quiero hacer creer que no se puede perder dinero vendiendo opciones. En definitiva, no es el Santo Grial pero sí lo que me permite a mí ganar dinero de forma consistente; sin truco y con trato.

Ramón Nazarí

*Artículo dedicado a Gaia por su quinto cumpleaños *

 

[1] Una opción financiera nos da el derecho de comprar o vender un activo subyacente hasta una fecha determinada (vencimiento). Si ésta fecha llega y el valor de este subyacente está fuera del dinero (OTM), la opción expira valiendo cero.
[2] Summa, John, “Option Sellers vs Buyers. Who wins?”, Futures, marzo 2003, pp.52-55.

Share this post